Emociones reprimidas, ¿que sucede con nuestro cuerpo cuando nos frustramos?

emociones reprimidasEmociones reprimidas y pensamientos aflictivos nos afectan profundamente, ya que están conectados físicamente a nuestro cuerpo a través de los sistemas inmunológico, endocrino y el sistema nervioso central. Todas las emociones, incluso las que se suprimen, frustran o no expresadas correctamente, tienen consecuencias físicas.

Las emociones reprimidas o no expresadas permanecen en el cuerpo como pequeñas bombas de tiempo; son enfermedades que florecerán en el futuro.

Posteriormente, todas las emociones que no entendemos o suprimimos se convertirán en una enfermedad. En otras palabras, las enfermedades que tienes o puedes llegar a tener, son causadas ​​por tus emociones.

El principio de lo inconsciente es: al ir teniendo emociones reprimidas, la erupción será más fuerte y se reflejará como una enfermedad o una crisis nerviosa. El abuso en la infancia a través de algún otro tipo de dolor, es común en muchas personas, y hace que el espíritu y el cuerpo se sienta incómodo. Recordar experiencias aflictivas de vida es revivir y volver a experimentar lo sucedido. Debemos asimilar las experiencias, soltarlas y seguir adelante.

Sólo si estamos totalmente centramos en cómo nos sentimos, podemos apreciar nuestra guía interior. Observar la emoción aflictiva por lo que es: Una sensación. Se nos ha enseñado que todo va a estar bien si nos atenemos a las reglas.

Si estamos enfermos, sin duda es una señal de que no nos ocupamos de nuestras emociones y que este tipo de vida dará lugar a una enfermedad, independientemente de lo que comamos y como nos cuidemos. Sin una conexión real hacia nosotros mismos, y sin un análisis serio y un esfuerzo consciente para llegar a conocer nuestras emociones, no hay que esperar otra cosa más que diversas enfermedades y seguiremos obteniendo los mismos resultados.

No te estreses por tus emociones reprimidas

No podemos crear un mundo nuevo para nosotros mismos y sanar nuestras emociones, si tenemos una personalidad adictiva y seguimos alimentando patrones negativos.

Si no nos damos cuenta de las formas en que nos retro alimentamos con pensamientos y emociones aflictivas del pasado, nuestro sistema inmune será cada vez más frágil, entonces estaremos en peligro de actuar continuamente como si fuéramos víctimas eternas, culpando siempre a alguien más para nuestros problemas.

Para obtener una reintegración con tu ser y no tener emociones reprimidas, es importante conocerte y aceptarte en todo momento, observar tu realidad desde otro punto de vista, habitar en el presente con Atención Plena estableciendo un contacto íntimo contigo mismo.

Coméntanos que has vivido cuando por causas y circunstancias tuviste emociones reprimidas.

 

Comments

comments